top of page

JESÚS, AGUA DE VIDA ETERNA




JESÚS, AGUA DE VIDA ETERNA


Al considerar la figura de Jesús, pueden venir a nuestra mente tantas figuras y títulos a él dados como por ejemplo: el salvador, el redentor, el hijo de Dios, el pan de vida, entre otros. Pero, la Palabra de Dios en Juan 4, 13 - 14, nos invita a centrarnos en Jesús como "agua de vida eterna".


Esto nos lleva a cuestionarnos: ¿Será que este signo del "agua de vida eterna" nos indica que existimos personas con sed de muerte eterna? Pues si, lastimosamente si. Tu, yo y otros más tenemos una sed que nada la satisface. Tal vez, sed de poder, de posición, de prestigio, de likes en las redes sociales, de dinero, de bienes materiales, de placer, de afecto, de ser tomados en cuenta, de alegría, de paz y hasta sed de tener un dios o dioses que guien nuestras vidas, pero al final cuando obtenemos beber de las aguas que encontramos en el mundo para saciar nuestra sed, nos damos cuenta que la sed sigue y entonces, buscamos y queremos más, y más y más, y esto se vuelve un círculo vicioso insaciable.


Asi pues, esa insatisfacción es un problema, y otro gran problema, es que buscamos en pozos equivocados y, por ende, bebemos de aguas inadecuadas que jamás calmarán nuestra sed. Empero, existe un agua que nos puede quitar toda sed que experimentemos, y esa agua es la que da Cristo. De hecho, el agua es el mismo Cristo. Una cualidad de este agua es que no se acaba porque él es Eterno.


Te pregunto hoy: ¿de qué tienes sed tú? ¿qué agua estás bebiendo que no te quita la sed? ¿de qué pozo estás sacando agua? Todo esto es para ayudarte a meditar e invitarte a buscar a Cristo, el agua de vida eterna. Él y sólo él calmará tu sed insaciable.


Oremos juntos: Amado padre Dios, hoy me acerco a ti, fuente de agua viva, para que me des del agua de vida eterna que es Cristo y para que me des de tu don que es el Espíritu Santo. Padre, no quiero otras cosas. Dame, oh Dios, de beber de tu manantial para que no vuelva a tener de sed de aguas que da este mundo. Te amo Dios. En el nombre de Jesús. Amén.


Bendiciones y abrazos en Cristo Jesús.

Autor: Mario Martínez Herrera

www.sincadenas.org

martinezherrera30@gmail.com



Juan 4, 13 - 14: Jesús le respondió: «Todo el que beba de esta agua, volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para vida eterna.

1 visualización0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page